Kazajistán lucha por convertirse en un "puente" entre Europa y Asia

Astaná, 25 may (EFE).- Kazajistán busca beneficiarse de su posición geográfica y convertirse en un "puente" entre Europa y Asia gracias a la construcción de fuertes relaciones económicas con sus vecinos Rusia y China, según explicó hoy el primer ministro kazajo, Karin Massimov, en la celebración del IX Foro Económico de Astaná.

Massimov sostuvo que el proyecto de desarollo multinacional "One Belt, One Road" ("Un cinturón, Una ruta") se está convirtiendo en uno de los mayores proyectos del siglo XXI.

"El proyecto une a casi tres cuartas partes de la población mundial y crea otro sistema de interacción y cooperación que promoverá un intercambio transfronterizo, más inversión, más cooperación empresarial y más diversificación en nuestros países", explicó Massimov.

El primer ministro kazajo recordó que desde que el Presidente de China, Xi Jinping, inició este proyecto en 2012 y comenzó a desarrollarlo en el ámbito de la política, del comercio, del transporte y del sector financiero, el presidente de Kazajistán Nursultán Nazarbáyev apoyó la idea.

"Es nuestra historia común; el desarrollo y la prosperidad son nuestras aspiraciones comunes", sostuvo Massimov.

A su vez, el nuevo ministro de Economía kazajo, Kuandyk Bishimbayev, aseguró que su país puede convertirse en un centro de inversión para la Unión Económica Euroasiática, integrada por Kazajistán, Armenia, Bielorrusia y Rusia.

"Vamos a transformar a Kazajistán en un centro de inversión de la Unión Económica Euroasiática, lo que atraerá a los inversores extranjeros, que podrán utilizar a nuestro país como una plataforma para la expansión de sus actividades con los demás miembros de la Unión", aseguró Bishimbayev.

Para el mandatario, Kazajistán ha logrado el mejor índice de condiciones de negocios en comparación con otros miembros de la UEE.

"El año pasado Kazajstán se convirtió en un miembro permanente de la Organización Mundial del Comercio. Nuestro país se ha integrado en los procesos comerciales globales", dijo el ministro kazajo.

Bishimbayev destacó además el Acuerdo de asociación y cooperación reforzada entre Kazajstán y la Unión Europea que, según él, reforzará los lazos económicos.

El Foro Económico de Astaná reunirá a 3.000 dirigentes mundiales, economistas, premios Nobel y organizaciones internacionales, que analizarán la nueva realidad económica mundial.

El coloquio de dos días de duración contará con destacados ponentes como Edward Prescott, Christopher Pissarides y Thomas Sargent, ganadores del premio Nobel de Economía en 2004, 2010 y 2011 respectivamente; la Directora Gerente del FMI Christine Lagarde, el Director General de la OMC Roberto Azevêdo y Frédéric Jenny, Presidente del Comité de Competencia de la OCDE.

A su vez, relevantes invitados de la talla del fundador del Grupo AliBaba, Jack Ma; el presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, Suma Chakrabarti o el Director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs asistirán a la sesión plenaria que tendrá lugar mañana y que contará además con la presencia del presidente kazajo Nursultán Nazarbáyev.
Imagen: Foto Archivo

El ministro español de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, afirmó hoy en Astaná que España es un "socio fiable" para Kazajistán y puso en valor la experiencia y liderazgo de las empresas españolas para los proyectos que serán puestos en marcha en este país de Asia Central.

García-Margallo pronunció estas palabras durante la inauguración del foro empresarial España-Kazajistán que se celebra hoy en Astaná, la capital del país centroasiático, al que asistió junto al ministro kazajo de Inversiones y Desarrollo, Asset Issekeshev.

Con el fin de apoyar la posición de las empresas españolas que ya operan en este país y de favorecer el inicio de actividades por parte de otras que han mostrado interés, el titular de Asuntos Exteriores destacó la posición estratégica de España como miembro de la UE, puente entre Europa y África y clave en América Latina.

Aseguró que las empresas españolas son líderes en energía, infraestructuras, transporte, medio ambiente, automoción y banca y que pueden aportar su experiencia a Kazajistán.

Puso como ejemplos de proyectos internacionales en los que participan empresas españolas el tren entre la Meca y Medina, el canal de Panamá, la nueva terminal del aeropuerto de Heathrow en Londres, el puerto de Mónaco o el metro de Lima.