El embajador de Kazajistán: la ruta de la Seda fue ejemplo de tolerancia y comercio

El embajador de Kazajistán: la ruta de la Seda fue ejemplo de tolerancia y comercio

 10/06/2016 - 13:45h

El embajador de Kazajistán en España, Bakyt Dyusenbayev, ha afirmado hoy que la actividad económica desarrollada en torno a la Ruta de la Seda fue vanguardista en cuanto al libre comercio o mercado común, y también supuso un ejemplo de convivencia, paz y tolerancia.

Dyusenbayev, que participa en Valencia desde el pasado miércoles en el segundo encuentro mundial de la plataforma digital Ruta de la Seda promovida por la Unesco, ha realizado estas declaraciones en una entrevista con la Agencia Efe.

"La Ruta de la Seda fue un fenómeno económico, político, cultural e incluso religioso que pasó por el territorio que ocupa el Kazajistán moderno y del que podemos aprender varias lecciones", ha indicado el embajador.

"La primera de ellas es lo que hoy llamamos libre comercio o mercado común, que ya existió hace cientos de años y que hoy no sería posible. No podríamos transportar y vender mercancías asiáticas en Europa", ha opinado.

"Otra lección -ha añadido-, también muy importante en la actualidad, es la de la paz y tolerancia, especialmente en el momento actual, con tanta violencia y odio, porque las ciudades de la ruta fueron espacios de paz y tolerancia, donde gente de diferentes culturas y religiones podía trabajar y vivir sin problema, en un ambiente de tolerancia".

Parte de esa percepción histórica sigue viva en el territorio, según ha explicado el embajador: "en Kazajistán estamos orgullosos de mantener el ambiente multicultural, multireligioso y multiétnico en paz y tolerancia".

"La misma idea de la Ruta de la Seda es servir como puente entre oriente y occidente, y el territorio de Kazajistán es un puente natural, parte del país está en Europa y parte en Asia. Nosotros seguimos manteniendo esa percepción de nosotros mismos, de nuestra política económica, intentamos ser ese puente que permite unir distintos mundos", ha explicado Bakyt Dyusenbayev.

Astaná, la considerada capital del centro de Asia. participa en los últimos años en diversas iniciativas económicas de trascendencia internacional vinculadas con el sector energético, industrial o turístico.

Imagen: Foto Archivo

El ministro español de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, afirmó hoy en Astaná que España es un "socio fiable" para Kazajistán y puso en valor la experiencia y liderazgo de las empresas españolas para los proyectos que serán puestos en marcha en este país de Asia Central.

García-Margallo pronunció estas palabras durante la inauguración del foro empresarial España-Kazajistán que se celebra hoy en Astaná, la capital del país centroasiático, al que asistió junto al ministro kazajo de Inversiones y Desarrollo, Asset Issekeshev.

Con el fin de apoyar la posición de las empresas españolas que ya operan en este país y de favorecer el inicio de actividades por parte de otras que han mostrado interés, el titular de Asuntos Exteriores destacó la posición estratégica de España como miembro de la UE, puente entre Europa y África y clave en América Latina.

Aseguró que las empresas españolas son líderes en energía, infraestructuras, transporte, medio ambiente, automoción y banca y que pueden aportar su experiencia a Kazajistán.

Puso como ejemplos de proyectos internacionales en los que participan empresas españolas el tren entre la Meca y Medina, el canal de Panamá, la nueva terminal del aeropuerto de Heathrow en Londres, el puerto de Mónaco o el metro de Lima.