VISIÓN CONCEPTUAL DE KAZAJSTÁN sobre el partenariado global para la construcción de un mundo seguro, justo y próspero

prezident RK_v_OON

Con motivo de la toma de posesión de Kazajstán como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2017-2018

 

DISCURSO POLÍTICO DEL PRESIDENTE DE KAZAJSTÁN

N.A. NAZARBÁYEV ANTE EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS

 

VISIÓN CONCEPTUAL DE KAZAJSTÁN

sobre el partenariado global para la construcción

de un mundo seguro, justo y próspero

 

          El 1 de enero de 2017 la República de Kazajstán ha iniciado su labor en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidades (ONU), en calidad de miembro no permanente para el próximo periodo bianual.

          Kazajstán está agradecido a todos los estados miembros de la ONU que han apoyado su candidatura. La elección de nuestro país al Consejo de Seguridad supone para nosotros una gran responsabilidad y confianza de la comunidad mundial hacia nuestro país y su política de paz, así como las iniciativas y propuestas de Kazajstán para consolidar el papel de la ONU para garantizar la paz y la seguridad en el planeta.

          Damos la bienvenida al nuevo Secretario General de la ONU, Sr. Antonio Guterres, que inicia su labor desde el 1 de enero de 2017. Kazajstán apoya y comparte plenamente su visón, prioridades y nobles esfuerzos que se corresponden plenamente con los ideales y principios que Kazajstán defenderá en el Consejo.

          El 2 de marzo de 2017 se cumplirán 25 años de la República de Kazajstán como miembro de la ONU.

          En este cuarto de siglo nuestro país ha demostrado un compromiso pleno con los fines y objetivos del Estatuto de la ONU, así como con las normas y principios del derecho internacional.

          Kazajstán se compromete a trabajar en el Consejo en toda su agenda de una manera objetiva y sin prejuicios, partiendo de la importancia primordial de la conservación y consolidación de la paz y la seguridad. Estamos dispuestos a colaborar con todos los miembros del Consejo de Seguridad, sobre una base igualitaria, a facilitar la consecución de compromisos y alcanzar consensos con el fin de consolidar la paz y seguridad mundiales.

          Vamos a apoyar, de todas las maneras posibles, el restablecimiento y desarrollo de la interacción, la consolidación de la confianza entre todos los estados miembros de la ONU y, sobre todo, entre los miembros permanentes del Consejo.

          Nuestro país colaborará de una manera constructiva con el Consejo de Seguridad y sus órganos auxiliares, así como con la Secretaría General de la ONU y sus secciones correspondientes en todas las cuestiones de la agenda del Consejo.

Nuestro afán será consolidar, entre los estados miembros del Consejo de Seguridad, la comprensión de la importancia que tiene la creación de un modelo renovado de relaciones entre estados, como corresponde al siglo XXI, compartiendo una responsabilidad colectiva por la resolución de los retos a nivel global y regional.

          Partiendo de estos principios que fundamentan su misión durante su permanencia en el Consejo, Kazajstán se plantea las siguientes prioridades:

          PRIMERO. Para Kazajstán, el primer país del mundo que, ya hace un cuarto de siglo, clausuró el polígono experimental nuclear de Semipalatinsk y liquidó su potentísimo arsenal nuclear, la cuestión más importante para la supervivencia de la humanidad es la consecución de un mundo libre de armas nucleares.

          Estamos dispuestos a seguir apoyando los esfuerzos de la comunidad mundial para liberarla de armas nucleares mediante una constante consolidación y ampliación del régimen de no proliferación, así como un estricto cumplimiento de la Resolución 1540 del Consejo de Seguridad.

          Congratulándose de los acuerdos conseguidos sobre el programa nuclear iraní y su realización, Kazajstán abogará por su aplicación como modelo en todas las situaciones y crisis análogas. En este sentido, estamos dispuestos a trabajar activamente con el coordinador del Consejo para la Resolución 2231.

          En este contexto la República de Kazajstán considera tarea de primer orden la resolución urgente y constructiva del problema de armas nucleares en la Península de Corea y aboga por la reanudación inmediata del proceso multilateral de negociaciones sobre este tema.

          Como fórmula ideal, Kazajstán hace un llamamiento a todos los estados miembros de la ONU, especialmente a los estados miembros del Consejo de Seguridad, a liberar el mundo de las armas nucleares para el centenario de la ONU en 2045.

          SEGUNDO. Los esfuerzos de Kazajstán en el Consejo de Seguridad estarán dirigidos a la creación de todas las condiciones posibles para la prevención y eliminación total de la amenaza de una guerra global, disminuyendo el grado de confrontación militar a nivel global y regional.

          Estamos seguros de que la consecución de la paz y el rechazo de las guerras como medio de solución de problemas entre estados constituye un tema básico para la supervivencia de la humanidad en el siglo XXI. En este sentido Kazajstán se dispone a promover la realización de mi Manifiesto “El mundo. Siglo 21”, que contiene el algoritmo de actuaciones conjuntas para el cese de conflictos y violencia.

          Kazajstán apoya el perfeccionamiento del sistema de las Fuerzas de Paz de la ONU y se propone incrementar el número de sus observadores militares y Fuerzas de Paz en las misiones de la ONU para mantener la paz.

          Durante nuestra labor en el Consejo estamos dispuestos a aportar nuestros máximos esfuerzos para la solución pacífica de la confrontación palestino-israelí, los conflictos en el Oriente Medio, Afganistán, en territorio de la C.E.I., disminución de la tensión en la Península de Corea y la solución de las crisis en África y Asia.

          TERCERO. Kazajstán es el primer estado del Asia Central elegido al Consejo de Seguridad.

          Estamos dispuestos a trabajar activamente para promover los intereses de todos los países de nuestra región, para garantizar su estabilidad y seguridad, para dar una respuesta eficaz a los retos y amenazas regionales, y para reforzar la cooperación y el apoyo a su crecimiento y desarrollo.

          Estamos seguros de que en el Asia Central se puede formar y aprobar un modelo de zona regional de paz, seguridad, cooperación y desarrollo sobre la base de una combinación armoniosa de los intereses de todos los países interesados.

          Durante nuestra presidencia en el Consejo tenemos la intención de propiciar unos debates amplios, equilibrados, con contenidos y resultados acerca de la situación en Afganistán y las medidas a tomar para la consolidación de la paz, seguridad y desarrollo del Asia Central, así como la adopción de un documento específico en función de los resultados.

          Abogamos porque Afganistán vuelva a una vida pacífica lo antes posible, por prestarle a este país toda clase de ayuda para el desarrollo económico y social, para contrarrestar las amenazas contra la paz y la seguridad y consolidar el potencial del país. Estamos dispuestos a trabajar para la consecución de los objetivos en nuestra calidad de presidente del Comité 1988 sobre Afganistán/Talibán.

         CUARTO. El terrorismo internacional y el extremismo violento hoy en día constituyen uno de los mayores retos a la paz y seguridad mundiales. La crisis en muchas regiones del mundo se debe ante todo a la actividad de grupos terroristas internacionales. Solo uniendo los esfuerzos de todos los estados, organizaciones internacionales y regionales y otros socios clave podremos acabar con la crisis y con este mal. En este sentido, Kazajstán también hace un llamamiento para activar el dialogo entre líderes políticos y religiosos, sobre todo en el contexto del extremismo violento y radicalismo.

          Con esta convicción Kazajstán presidirá el Comité 1267 del Consejo de Seguridad sobre el EIIL (Daesh) y Al-Qaida.

          En este sentido, nos planteamos proponer a los estados miembros de la ONU y del Consejo de Seguridad de la ONU la elaboración del Código de conducta de Astaná para la realización de operaciones antiterroristas internacionales, que pueda convertirse en una base para la formación de la Coalición (red) Antiterrorista Global bajo la égida de la ONU, cuya creación yo propuse en mi intervención en la 70ª Sección de la A.G. de la ONU.

          QUINTO. La consecución de una paz estable y global es imposible sin la consecución de una paz y seguridad plenas en África.

          En su calidad del estado observador de la Unión Africana y presidente del Comité del Consejo de Seguridad sobre Somalia / Eritrea, Kazajstán hará su aportación a los esfuerzos internacionales para la pacificación nacional y restablecimiento de la paz, tanto en la región del Cuerno de África, como en todo el continente.

          SEXTO. Estamos convencidos de que sólo garantizando una sólida conexión entre paz, seguridad y desarrollo (security-development nexus) seremos capaces de llevar a cabo acciones conjuntas para alcanzar una estabilidad a largo plazo y una paz estable. La base de esta relación la deben formar las medidas conjuntas para la prevención de guerras y conflictos, la protección de los derechos humanos, el alcance de los Objetivos de desarrollo sostenible, la lucha contra el cambio climático, cumpliendo, por parte de todos los países miembros, sus obligaciones contenidas en el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

          Kazajstán seguirá haciendo su aportación práctica a la consecución de un desarrollo sostenible. Un paso en esta dirección lo constituye la celebración, en verano del año 2017 en Astaná, de la Exposición Universal especializada “EXPO-2017” dedicada aEnergía del futuro” y enfocada al desarrollo de la energía sostenible y minimización de las consecuencias del cambio climático, como componentes importantes de la diplomacia preventiva.

          SÉPTIMO.  Durante su labor en el Consejo de Seguridad de la ONU Kazajstán apoyará la elaboración y toma de medidas dirigidas a la adaptación del Consejo y de todo el sistema de la ONU a los retos y amenazas contra la humanidad en el siglo XXI, así como el incremento del papel de la ONU en los asuntos mundiales.

          La ONU, igual que otras estructuras globales del periodo de la posguerra, tiene que adaptarse para corresponder a las grandes exigencias del siglo XXI.

          Kazajstán no escatimará esfuerzos para ampliar la cooperación entre todas las organizaciones regionales de seguridad colectiva de Europa y América, Asia y África.

         Con el fin de consolidar los esfuerzos y formar una voluntad política única para la consolidación de la seguridad y estabilidad global y regional, y para garantizar una verdadera confianza entre los estados, proponemos llevar a cabo una vez al año o cada dos años reuniones del Consejo de Seguridad a nivel de jefes de estado y gobierno de los países miembros de Consejo.

            Los fines y objetivos expuestos en este Discurso político son prioridades políticas y componentes prácticos de la labor de Kazajstán en el puesto de miembro no permanente en el Consejo de Seguridad en los años 2017-2018.

          Kazajstán está dispuesto a trabajar en el Consejo, junto con todos los países miembros, en todas las direcciones prioritarias antes señaladas de un modo abierto, objetivo, sin coyunturas políticas, de una manera responsable, sopesada y constructiva.

          Kazajstán cuenta con el apoyo de los demás miembros en sus iniciativas para alcanzar el objetivo primordial: conseguir en el siglo XXI un mundo seguro, justo y próspero.

 

En la ciudad de Astaná, a 1 de enero de 2017.