El cine de Kazajistán se reivindica en España con "Camino hacia la madre"

El estreno en España de la película "Camino hacia la madre", dirigida por Akan Sataev, ha reivindicado por una parte la historia y actualidad de Kazajistán, y por otro el cine emergente que se hace en este país, uno de los más grandes del mundo y el último territorio en independizarse de la antigua URSS.
"Camino hacia la madre" es una película que, según su productora, Svitlana Korotenko, invita a la reflexión y demuestra que, una vez que se acaba la guerra y los problemas serios, "la crisis está en la mente" y "hay que valorar el día a día", ha asegurado.
Korotenko y la actriz principal, Altynai Nogerbek, han presentado hoy en Segovia este largometraje de Kazajistán con motivo de la 12ª Muestra de Cine Europeo (Muces), que proyectará en diferentes salas de la ciudad 112 películas hasta el 21 de noviembre.
El "poder y la fuerza" de esta producción radican en el amor maternal, que es precisamente lo que ayudó al protagonista del filme, Ilyas, a sobrevivir y a superar numerosos obstáculos en su vuelta a casa, ha explicado Korotenko en una entrevista con la agencia Efe.
La trama se desarrolla durante un periodo muy importante para la historia del pueblo kazajo, pero también "muy complicado", ya que relata la guerra, la posguerra y la hambruna que vivió el país en el siglo XX.
Precisamente, su recorrido internacional con una nominación al Oscar en la categoría mejor película en lengua extranjera o el galardón obtenido en el New York Eurasian Film Festival 2017, han servido para dar a conocer al resto del mundo la dura realidad del país, el último territorio de la antigua Unión Soviética en declarar su independencia, en 1991.
Este largometraje, dirigido por Akan Sataev, cuenta con una importante labor de producción y la intervención de hasta 1.500 actores de forma simultánea.
La productora ha destacado el carácter internacional de la obra rodada en países como Azerbaiyán y Bielorrusia, con un equipo de diferentes nacionalidades que unió esfuerzos para hacer una "gran producción" kazaja.
Por su parte, la actriz Altynai Nogerbek ha afirmado que la estrecha relación entre la madre y el hijo son "la clave" para emocionar, generar empatía y enganchar al espectador.
Además, el largometraje hace hincapié en aspectos más desconocidos de la realidad como la participación de las mujeres "valientes" en la guerra.
El papel de la mujer, su empoderamiento y fuerza son algunos de los lazos que, según Nogerbek, comparten Kazajistán y España, ya que durante su paso por Segovia ha podido comprobar por los movimientos y la mirada las mujeres también son "apasionadas con coraje y bravura" algo que, a su juicio, hará que este filme "llegué también a los corazones de los españoles".
Por último, Kortenko se ha referido al auge que está cobrando la industria cinematográfica en Kazajistán que, en su opinión, "está dando pasos muy rápidos y creando estrellas y directores de alto nivel" que "merecen ser conocidos mundialmente".